Reseña: El verano de los juguetes muertos

2 septiembre, 2017
Posted in BLOG
2 septiembre, 2017 Pedro Martí

En una ciudad donde nadie dice lo que piensa, un policía busca la verdad.
Tres muertes inexplicables.
Dos promesas de venganza.
Un verano sofocante.

Sinopsis

El inspector Héctor Salgado lleva semanas apartado del servicio cuando le asignan de manera extraoficial un caso delicado. La extraña muerte de un joven de la alta burguesía barcelonesa va complicándose a medida que Salgado se adentra en un mundo de privilegios y abusos de poder. Héctor no solamente deberá enfrentarse a ello sino también a su pasado más turbio, que en el peor momento y de modo inesperado vuelve para ajustar cuentas.

Los sueños, el trabajo, la familia, la justicia o los ideales tienen un precio muy alto… pero siempre hay gente dispuesta a pagarlo.

Vamos al lío 

Toni Hill, traductor además de escritor, demuestra haber aprendido cómo crear una auténtico bestseller policíaco. ¿Cómo llegué hasta él? Bueno, José Rocamora, de Radio Nacional de España —un hombre sabio como pocos y que ha leído más que muchos— me recomendó sus novelas; y yo, ni corto ni perezoso, me puse manos a la obra y me leí El verano de los juguetes muertos en tres o cuatro días.

He devorado muchas novelas negras, cada una de su padre y de su madre, pero he dejado a medio muchas más. Así es: soy un maldito déspota literario. Esta vez no he pinchado en hueso y he tenido una sensación extraña que solo he tenido cuando he leído las que a día de hoy se han convertido en mis novelas negras favoritas. Y es que hay novelas a las que no les sobra un capítulo, pero hay algunas —como ésta— a las que no les sobra ni una coma. Mientras recorría con ese canalla argentino las calles de Barcelona en El verano de los juguetes muertos sentía un placer inmenso como lector, y una envidia también inmensa —y quiero pensar que sana— como escritor. ¿Cómo puede una opera prima estar tan bien ejecutada? ¡Qué bien! y…¡Qué rabia!

Esta historia me recuerda a una de mis películas policíacas favoritas (Seven) en tanto en cuanto que está estructurada en días de la semana (de miércoles a domingo), cada uno de ellos subdivididos a su vez en pequeños capítulos numerados, que ofrecen una lectura ágil. Hill debió de decidir antes de publicarla que llegaría para quedarse, y como hizo Vincent en Gattaca, no se guardó nada para la vuelta.

«My name is Hill, Toni Hill»

En unos años se ha destapado como un referente de la novela negra mediterránea, con total merecimiento además. Su irrupción en el panorama literario ha sido incontestable y ha estado basada en un talento natural para contar historias —eso no se compra, como decía Oscar Wilde— y en una planificación exhaustiva de cada escena, de cada párrafo. Toni Hill aúna en esta novela un gran sentido del estilo y del ritmo, siendo más lírico cuando tiene que serlo, y más pragmático y coloquial conforme la trama le pide velocidad. No obstante, lo más importante de un librejo debe ser la trama y el desarrollo de los personajes, y el autor una vez más lo borda, ya que crea una película leída interpretada por unos personajes muy diferenciados e irrepetibles.

Intentaré ser como Toni, y que no me sobre ninguna palabra en esta reseña, así que voy a ir acabando. Puede que luego incluso me sirva un Martini.

¡Barcelona está viva! —aunque algunos indeseables le hayan disparado en el corazón— y en esta obra se revela como un personaje insustituible, genuino, y magníficamente bien descrito. Muchas veces la ciudad en la que transcurren los hechos es un entorno de piedra, sin alma, sin calor; pero no en este caso, y eso es muy destacable, ya que le confiere una gran personalidad a la novela.

¿Y tú no conoces todavía a Toni Hill? Pues con todo lo que te he contado, ¡ya estás tardando en irte a tu librería!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO

¡Tu opinión me importa mucho! Contacta conmigo en: