El Ocaso de los Normidones

21 febrero, 2017
Posted in BLOG
21 febrero, 2017 Pedro Martí

¡Al fin llegó día! Hoy os traigo la reseña de…

El Ocaso de los Normidones (2016 – Ediciones Dokusou) es la primera novela de la saga Las lágrimas de Gea, del autor murciano Sergio Llanes. Se trata de una novela que pertenece al género de la fantasía épica, al más puro estilo “Canción de hielo y fuego”.

«El emperador apenas es capaz de conciliar el sueño. Recluido en su palacio de Majeria, bajo la protección de su inquebrantable guardia normidona, desconfía incluso del senado que preside su hermano, Claudio.
La fuerza del imperio Auriano ha sido la llave para que el Mundo Antiguo continúe casi inmutable al paso del tiempo. La hegemonía de los Sforza ha perdurado demasiado y son muchos los que reclaman un cambio en el orden establecido. Pero esta decisión no sólo concierne a los hombres; seres olvidados se ocultan entre ambos mundos. Las cosas no siempre son lo que parecen en Auria.»

Sergio Llanes leyendo por enésima vez su novela, como si esta vez fuese a sorprenderle.

En este primer tomo de Las lágrimas de Gea se nos presenta Auria, un gigantesco mundo fantástico dividido por fronteras geográficas, políticas, ideológicas, y lo que es más importante: por fronteras de sangre. En Auria se dan cita varias casas, cada una sumamente peculiar, con su propia cultura y rasgos definitorios. Además de ver las rencillas de los nobles de cada casa y sus eternas luchas por el poder, en la novela se tratan temas tan controvertidos como la traición, la búsqueda del propio interés sin importar las consecuencias, el honor, la amistad, el amor —tan desgarrador como suculento—, y por supuesto, la muerte.

Pero, ¡ojo! No voy a ahondar en la trama porque no quiero arruinaros ninguna de las sorpresas que se esconden dentro de sus quinientas quince páginas. En su lugar, me dedicaré a destacar los puntos fuertes de la obra, que no son pocos.

  1. El argumento.

Estar en la cabeza de Sergio Llanes tiene que ser un auténtico caos. La obra, que es solo una parte de un relato mucho más extenso, está perfectamente armada en la cabeza del autor, que confiesa estar viviendo en Auria cada vez que cierra los ojos. Es digna de elogio —y merecedora de mi envidia sana— esa capacidad para crear un universo de la nada y además, hacerlo funcionar… Porque, amigos, El Ocaso de los Normidones

  1. Funciona.

Efectivamente: ¡funciona! He leído muchos libros y he visto grandes ideas cuya ejecución en el papel era pobre o a lo sumo, aceptable. He de decir que El Ocaso funciona extraordinariamente bien, y esto es un hito cuando estamos hablando de un autor novel (sí, habéis oído bien) que tiene que jugar con cientos de personajes y encajarles en la trama con precisión. Cada una de las subtramas, aunque cada uno tenga sus personajes favoritos, funcionan muy bien y nos hacen querer saber hacia dónde se dirige la historia. El lenguaje no está sobrecargado de artificios, ni falta que le hace. Las descripciones son pura magia (especialmente las bélicas) y el FINAL (con mayúsculas) es frenético, con saltos de escena en escena hasta una resolución genial a la altura de pocos escritores de fantasía. En el epílogo de la obra, Sergio Llanes tiene el acierto de retar al lector con la aparición de más misterios (por si había pocos), a pesar de que resuelven otros tantos. Soy de los que piensa que nunca se deberían comparar obras (especialmente de fantasía épica), pero habiendo un referente en este género tan claro como Canción de hielo y fuego, es casi obligatorio decir que, comparando los primeros volúmenes de ambas sagas, El Ocaso de los Normidones está a la altura de Juego de Tronos, y tiene poco que envidiarle.

  1. La crueldad.

Es destacable la similitud que guarda Sergio Llanes con el gran referente mundial del género, George R.R. Martin. Y es que ambos autores hacen que el lector sufra con cada batalla, ya que la posibilidad de que uno de nuestros personajes favoritos —e incluso varios— puedan caer en cualquier momento es absolutamente real y aterradora. Cuando los personajes desparecen, lo hacen de verdad, para nunca más regresar. Sergio te hace leer dos o tres veces el par de renglones en los que nos cuenta cómo su cabeza se separó de sus hombros, para que terminemos de creernos que esa escena acaba de suceder. ¡Pero no os pongáis tristes! También hay escenas de amor y de sexo que quitan el aliento.

Os juro que no ayudé a Sergio Llanes a escribir sus escenas de mandanga.

Para terminar, me gustaría recomendar a todo lector de novela fantástica que se inicie en Las lágrimas de Gea. Yo personalmente podré decir que fui parte de este viaje cuando todavía no era un producto mundialmente conocido, porque estoy seguro de que los lectores de Sergio Llanes serán legión más pronto que tarde, y también de que acabaré jugando a Las lágrimas de Gea en mi video-consola después de haberme visto un par de capítulos de la serie.

Pongo mis manos en el fuego, y dudo que me queme.

¡Aquí os dejo los enlaces para haceros con esta genial novela!

Ebook: https://www.amazon.es/ocaso-los-Normidones-Las-l%C3%A1grimas-ebook/dp/B01L642S5I

Papel: http://www.edicionesdokusou.es/producto/el-ocaso-de-los-normidones-tapa-blanda/

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

CONTACTO

¡Tu opinión me importa mucho! Contacta conmigo en: